Charla con amig@s sobre cualquier tema de la vida, no relacionado directamente con el AIKIDO. Abordemos temas sobre los que tú quieres decir algo, defender, criticar constructivamente, o aprender. Entra, hay una mesa libre en el bar de Mizuno.
Autor mercerou
#12430 La historia ocurrió hace algún tiempo, y aunque parezca

sacado de una película de Alfred Hitchcock, dicen que fue real y que pasó

cerca del pantano de Alarcón, en Cuenca.



Un hombre estaba parado a la orilla de la carretera a

medianoche haciendo autostop, mientras estaba cayendo una tormenta tremenda.

Pasó un tiempo pero nadie se paraba para llevarlo. La tormenta era tan fuerte que

apenas si se alcanzaba a ver a unos 3 metros de distancia.



De repente, vio como un coche con las luces apagadas se acercaba lentamente y al final se detuvo frente a él.



El hombre sin dudarlo, por lo precario de su situación, se sube al coche y

cierra la puerta. Mira hacia el asiento de al lado y se da

cuenta con asombro de que nadie va conduciendo el coche. El coche

arranca suave y pausadamente. El hombre comienza a escuchar voces que susurran

algo que no entiende, y oye jadeos y quejidos, pero, no hay nadie dentro

del coche.



Mira hacia adelante, a la carretera y con horror se percata de que delante

hay una curva. Asustado, comienza a rezar e implorar por su salvación

al advertir su trágico destino. Aún no ha terminado de salir de

su espanto cuando, justo antes de llegar a la curva, aparece una mano

tenebrosa por la ventana del chófer y mueve el volante lentamente pero con

firmeza.



Paralizado por el terror y sin aliento, medio cierra los ojos y se aferra

con todas sus fuerzas al asiento; inmóvil e impotente ve cómo sucedía lo

mismo en cada curva del oscuro camino, y los quejidos y jadeos aumentaban

en cada momento, lo que le provocaba tal espanto que cada vez se

acurrucaba más en el asiento.



De pronto escucha unas voces jadeantes que le dicen..



-No te escondas, que te vemos,....¿por qué te escondes?.?



Totalmente helado por el pánico, tras varios segundos sin atreverse a

contestar, y ante la insistencia de las voces que le repetían lo mismo

una y otra vez, responde.....



-¡Por favor no me hagais nada!, ¡Por favor no!.



A lo que escucha un voz ronca, fuerte y clara que le dice....



-¿Que no te hagamos nada ? Sal del coche y empuja como los demás !