Este es el gran espacio donde reflexionar sobre el AIKIDO, en su ámbito más genérico: historia, maestros, nuestras experiencias, etc...
Autor miguel
#37812 EL AMOR ENTRE UKE Y TORI

Esta relación muchas veces confusa, muchas veces insatisfactoria y muchas otras mágica. ¿Cómo es el amor entre ellos?.

Una vez el Maestro termina su propuesta, y después de darle las gracias por ello, buscamos con quien poder experimentar y estudiar esa enseñanza. Entonces normalmente buscamos al compañero con el que pensamos que podremos aprovechar o disfrutar más la experiencia, pero otras veces dos miradas se cruzan, y entonces pedimos por favor, a esa persona desconocida, que nos ayude en nuestro aprendizaje y él nos responde de igual modo, todo resumido en una palabra "onegaishimasu". Se van observando, fijandose en cada detalle, el keikogi , la hakama, el obi, si sonrie, si esta serio, si es fiero, si es amable... siempre intentando descibrar como será la inminente práctica.

Uke comienza con prudencia pues desconoce a su compañero y no sabe hasta que punto puede implicarse sin que corra riesgo su integridad, por eso se entrega solo hasta el punto donde él cree que controla la situación, pero aún así, se entrega, no retrocede, le ofrece su centro a Tori para que pueda cumplir su función, aunque desearía poder hacerlo más intensamente para poder disfrutar más de la práctica, pero sabe que ahora mismo no es lo más prudente. Sientiendo como es tratado, desiquilibrado, absorvido, controlado... siente la realidad del Espiritu de su compañero, algo que no pudo ver ni sentir cuando observo todo lo superficial. En ese momento dedicirá el nivel de su entrega y entonces la conexión se habrá creado y la mágia habrá comenzado.

Tori siente la entrega de uke, y sabe que si no es del nivel deseado, no es porque uke no sea generoso, sino porque su situación actual no le permite acceder ahí. Si uke no entra suficientemente con su centro , tori no se lo solicita con palabras, sino que busca él mismo dicha conexión. Como desconoce su capacidad, lo trata con cuidado, no desea que se lastime , no necesita demostrar nada, no necesita someterlo a su voluntad, solo necesita sentir esa conexión y poder evolucionar en su camino hacia la eterna perfección.Tori no siente rabia, no siente que este perdiendo el tiempo, siente gratitud porque uke le ha prestado su cuerpo y su intención para que él pueda evolucionar, y entonces lo conducirá al limite donde este está atrapado, invitandole a superarse a si mismo en sus capacidades

Después los dos intercambian sus roles, no olvidan lo vivido cuando fueron la otra parte, pero solo retienen lo que han aprendido. Viven el ahora, y esa situación ya paso aunque volverá de una forma diferente, pues ya no son los mismos, pero por ahora los papeles se intercambian y los dos disfrutan de ello, pues ahora estan al otro lado del espejo. Finalmente , el Maestro anuncia el final de ese aprenizaje y los dos se despiden con una enorme gratitud " Domo arigato gozaimasu", el sudor inunda sus cuerpos, sus espiritus han conversado, conectado y se despiden sin el apego hacia esa experiencia, ni hacia el compañero, no saben si volveran a practicar juntos, solo saben que esa experiencia fué como debio ser y que podrán compartir camino si ellos lo desean, pero no con la idea de que uno cargue con otro, si no con la idea de compartir y aprender juntos en este Do (camino) tan bello con es el Aikido.

Miguel Jimenez Ruiz
Shidoin, 4º Dan del Aikikai de Tokyo