Este es el gran espacio donde reflexionar sobre el AIKIDO, en su ámbito más genérico: historia, maestros, nuestras experiencias, etc...
Autor hernan
#4027 Buenas, Escribo esto aqui por que me parece que es el lugar mas apropiado, pido perdón si me equivoco y que sea movido al lugar que corresponda. Muchas gracias



Anoche, acomodando un poco el desorden de mi habitación, encontre una revista que mientras vivia sensei Kenzo Miyasawa, se publicaba semestralmente y me parecio interesante este artículo para compartirlo aqui con todos ustedes; espero sepan disculpar la extensión. Sin mas, a transcribir!







Kikei (Kigata)



En la calse Sensei muestra una técnica y los alumnos la repiten tratando de copiarla hasta en lo más mínimo, repitiéndola muchas veces. Cuando sensei nota algún error en la práctica se acerca, explica y los aconceja. Luego marca otra técnica repitiéndose una y otra vez.

Esta manera de enseñanza se llama Kikei o Kigata, así que no es como el randori o kumite (combate libre).

Kigata fortalece el cuerpo y mente. En esta forma de práctica cada practicante sabe quien es "Uke" y quien es "Tori", el que ataca y el que defiende.

Algunos tienen dudas sobre si se puede desarrollar su verdadera fuerza (KI). Realmente en otras AAMM, esta forma de practica no satisface. Por eso usan protectores para evitar lesiones y también reglamentos especiales que sirven fundamentalmente para los torneos de "Shiai".

En Aikido, como solía decir O´sensei Ueshiba "No hacemos torneos y no haremos futuros torneos". Para algunos que dicen "Aikidop solo es forma vieja"; tal criterio nosotros lo recibimos con humildad y franqueza. Nosotros necesitamos conocer bien la naturaleza de Kigata.



Ahora pensemos en Kigata.

Primero debemos reflexionar 5 puntos:

1) Ya sabemos la técnica como hacerla. Entonces, habrá una tendencia hacia el formalismo.

2) Practicando mecánicamente, habrá la tendencia a dejar de lado la proyección de Ki.

3) Algunas veces, el que hace la técnica falla, pero puede ser que Uke se tira antes, se cae solo.

4) Mediante la repetición de derecha a izquierda, uno se desarrolla simétricamente.

5) tal vez pueden tener gusto de la técnica y sentido de ritmo.

Además, O´sensei tenía fe que "BU" (Artes Marciales) es amor. Así el nunca permitía "Shiai" competencia.

En Aikido la repetición constante (KIGATA), diez mil veces y mas, formaliza psiquicamente los reflejos. Aparece el fenómeno de la automatización de waza (técnica).

Si analizamos psicológicamente, podemos explicarlo asi:

1) Conciencia

2) Inconsciencia

3) Subconciencia

4) Superconciencia

5) Instinto

Al practicar las técnicas de 1) se pasa a 2); pero queda la parte profunda de 3) y 4) "shinso shinri teki" o "waza" es solo para practicar y practicar, que entre su corazón y penetre su mente.-





Kenzo Miyasawa Shihan





Espero sus comentarios y espero que les guste.-
Autor Joan
#4052 El artículo me ha parecido excelente.



Curiosamente toda la enseñamza de los maestros, no solo la de O Sensei suele ir encaminada en una misma dirección, y en muchas ocasiones, aquellos que no son capaces de seguir el camino se empeñan en buscar atajos sin aceptar que al tomar un atajo se salen del camino.
Autor Rafaelkuenai
#4109 Buen articulo. Es cierto que la repetición de las técnicases importante, pero solo es útil si, en la medida de nuestro nivel, uke actua con completa honestidad: es decir, solo cae si nosotros le desequilibramos, ataca dentro de la distancia y con intención, aunque nosotros le marquemos el ritmo e intensidad y no ofrece resistencias antinaturales, esto es, basándose en un conocimiento previo (lo que yo voy a hacer) opone una resistencia que en situaciones normales no se daría ya que supondría un grado de precognición en el oponente. Pero así mismo creo que el jiju-waza (mis disculpas si no se escribe así, estoy pez en japones :wink: ), primero de ataques predeterminados, luego progresivamente más libre, es una herramienta efectíva para el desarrollo de la espontaneidad, el espìritu determinado y la acción intuitíva, que creo se corresponde con el instinto que menciona el artículo.